Vivimos bajo una manipulación perversa

La Vanguardia, La Contra. Ima Sanchís. 31 gener 2007

Susana Tamaro, Escritora. Tengo 50 años. Nací en Trieste y vivo en Orvieto, en plena naturaleza, con una amiga, 6 perros, 4 gatos y un montón de cabras. La urgencia es la educación de los niños y tengo una fundación para el desarrollo de la mujer: creo que el cambio depende de nosotras. Soy católica practicante. Publico Escucha mi voz (Seix Barral, y Columna en catalán)

Su vida cuelga en la red… –Sí, fotos de mi infancia, mis perros, mi casa. Mi éxito irritó a muchos y se ha escrito tal cantidad de calumnias sobre mí que era la manera de que los lectores supieran quién soy.
–¿Cuántos padres ha tenido? –Tres o cuatro, ahora es bastante común, pero no lo era en los años 50. Mis padres biológicos cambiaban a menudo de pareja.
–¿Cómo le afectó? –Yo no he tenido una familia porque no me he visto capaz de mantener una relación estable, no tengo un modelo de referencia.
–¿Qué es el mal para usted? –El mal está en nuestro corazón. Temo a la gente que dice yo soy bueno, porque ése es el inicio del mal, pensar que no está dentro de nosotros, que no va con nosotros.
–¿Y cuál el mal social actual? –La manipulación. Hoy la filosofía de nuestro mundo es que es bueno lo que para mí es bueno, por lo tanto la vía del mal esta ahora más tolerada.
–¿Se acabó el humanismo del viejo mundo? –Sí, Europa es un continente acabado. Para empezar, ya no nacen niños. Llegarán otros pueblos y nos transformarán, pero la Europa que hemos conocido es un mundo cansado y sin razón de ser. Nos hemos entregado a la cultura del narcisismo, el culto al individuo, ya no hay comunidad, sociedad.
–¿El feminismo ha fracasado? –Yo participé en ese movimiento y sí, fracasamos, porque ahora para una chica, incluso una niña, lo importante es tener un buen cuerpo, ser carne de cama o de miradas.


–Eso es aspirar a bien poco. –Es de una pobreza para la vida de las adolescentes extraordinaria, peor que en el medievo porque se manipulan, cambian sus labios, sus senos, y lo hacen a los 16 o 18 años. En Italia las niñas de 7 y 8 años van vestidas con minifalda, maquilladas, como pequeñas prostitutas. Son educadas para ser mujeres objeto. Es una perversión total y esta ocurriendo en silencio, ante nuestros ojos.
–¿Cómo corregirlo? –Difícil, hace falta que seamos conscientes de nuestro papel en este mundo: somos tristes consumidores; pero como tales podemos actuar, yo cuando veo un producto cuya publicidad ofende a la mujer dejo de comprarlo. Ésa es una defensa, pero para corregir hay que modificar la educación.
–Adelante. –Lo que ven los niños por la televisión es veneno.Tratamos a los niños como si fuesen cubos de la basura, les damos de todo y luego nos sorprendemos de que sean violentos o se droguen por pura insatisfacción. La educación es la gran batalla política.
–¿A quién le interesa hacer de los niños adultos manipulables? –El gran sueño es transformar todo el mundo en un gran supermercado lleno de consumidores. Los niños son la generación de esclavos mentales del futuro, la televisión los programa para ser compradores y obedecer a los medios de comunicación. Estamos criando niños de una pobreza interior increíble.
–¿Hay que educar en valores? –Sí, la educación no consiste en aprender a manejar ordenadores y dominar el inglés como venden los políticos, la educación son herramientas para saber quién eres y después ser capaz de comunicar con los otros, ni escapar, ni dominar; recuperar los fundamentos: yo miro, yo escucho, yo pienso.
–El modelo familiar tampoco funciona. –Hemos abatido a la familia tradicional sin una alternativa. Los niños ya no se crían en núcleos familiares amplios, tíos, tías, abuelos. Cuando la familia se reduce a un papá, una mamá y un niño, todas las neurosis
recaen en el niño, las ansias de mamá y las de papá. Antes existía el mundo de los niños y el de los adultos.

–Ahora hay más intimidad entre padres e hijos. –A veces demasiada, los niños se hacen cargo de las debilidades de los padres, de sus discusiones, y se explican entre ellos que papá tiene una amante y mamá va al psicólogo; es una locura, el niño se convierte en el confidente, y eso no tiene sentido.
–Todo lo que usted dice es reaccionario para sus críticos.
–Lo sé, pero a mí me parece puro sentido común. Hubo esa gran ruptura en el 68, necesaria y positiva, pero no se ha construido nada y han llegado los medios para llenar el hueco, siempre hay alguien que te dice lo que debes hacer, ya no existe el silencio, en todas partes hay ruido; si tú no estas con tus propios pensamientos, cómo vas a entender el sentido de las cosas, es imposible. Vivimos bajo una manipulación perversa, muy sutil.
–Acabaremos consumiéndonos los unos a los otros. –En eso se basa hoy el sexo, puro consumo, los jóvenes aprenden a acumular relaciones porque ahora toca tener experiencias, todo se consume en el instante. Lástima, porque el primer amor es algo para atesorar.
–Usted ha elegido vivir con una mujer. –Sí, una amiga, porque la vida cotidiana es así más fácil y divertida que viviendo sola.
–¿Por qué no con un hombre? –Son más habituales las incomprensiones, yo nunca he encontrado un hombre que respetara mi mundo privado, la escritura, y además no me libro de esa obligación inconsciente y atávica de atenderlos y cuidarlos.
¿Y dice usted que la prueba de la existencia de Dios es el perro? –Sí, porque el perro es la entrega, el amor total. Creo que Dios lo ha creado para hacernos entender que existe la posibilidad de amar plenamente y sin condiciones, un buen ejemplo si fuéramos menos cobardes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s