All posts by passerell

"Ésser un passerell" vol dir ésser nou o aprenent en alguna activitat. És una actitud que m'agrada. Exemple: "Aquell company del futbol qualificava de passerell qui feia una mala jugada." Perquè sempre hi ha marge de millora. Sempre hi ha un "pla B". Si perds un tren, sempre en tens un altre. Però primer has de saber on vols anar i després has de voler pujar-hi. Passerell té també un significat més positiu, de persona viva, astuta i molt alegre.

Menys deures, més absentisme, més repetidors: per què el fracàs escolar s’acarnissa amb els nois?

Un estudi constata que els nens benestants treuen dos cursos d’avantatge als nens de classe baixa

Una nena esborrant la pissarra en una escola de Barcelona. MARC ROVIRA

Espanya és el segon país de la Unió Europea amb més abandonament escolar prematur, només per darrere de Romania: el 13,3% dels joves d’entre 18 i 24 anys només tenen l’ESO, tot i que la xifra és molt més elevada entre els homes (16,7%) que entre les dones (9,7%). Encara que les dades –sempre influïdes per la salut del mercat laboral– van millorant, el tema és “de màxima preocupació” entre els països desenvolupats, perquè deixar d’estudiar té conseqüències molt negatives individualment però també col·lectivament. Fins ara, diversos estudis han constatat que el fracàs escolar afecta més els nois que les noies i més els alumnes amb baix nivell socioeconòmic que els més benestants, però ara una nova investigació ha volgut indagar en les causes i les solucions a aquestes diferències. La conclusió de la recerca del Centre de Polítiques Econòmiques d’Esade (EsadeEcPol) és que la poca satisfacció amb l’escola, la menor dedicació als deures i els pocs referents mestres masculins podrien ser variables que expliquen l’abandonament escolar “desproporcionat” entre els nois i entre els alumnes pobres.

La carta d’Einstein a la seva Filla Lieserl

En una carta dirigida a la seva filla, fa una revelació on mostra al món la força més gran que podem trobar a l’univers.

Aquesta força substitueix la massa o matèria, de manera que és una força que actua amb total llibertat. La força s’expressa com una mutual, que com la llum, s’expressa tant en vibració com en partícula.

“Quan vaig proposar la teoria de la relativitat, molt pocs em van entendre, i el que ara et revelaré perquè ho transmetis a la humanitat, també xocarà amb la incomprensió i els perjudicis del món.

Et demano tot i així, que la custodiïs el temps que calgui, anys, dècades, … fins que la societat hagi avançat prou per acollir el que t’explico a continuació.

Hi ha una força extremadament poderosa per a la qual fins ara la ciència no ha trobat una explicació formal. És una força que inclou i governa a totes les altres, i que fins i tot està al darrere de qualsevol fenomen que opera en l’univers, encara no hagi estat identificat per nosaltres. Aquesta força universal és l’AMOR.

Quan els científics buscaven una teoria unificada de l’univers van oblidar la més invisible i poderosa de totes les forces.

L’Amor és Llum, atès que il·lumina a qui el dona i el rep.

L’Amor és gravetat, perquè fa que unes persones se sentin atretes per unes altres.

L’Amor és potència, perquè multiplica el millor que tenim, i permet que la humanitat no s’extingeixi en el seu cec egoisme.

L’Amor revela i desvela. Per Amor es viu i es mor.

L’Amor és Déu i Déu és Amor.

Aquesta força ho explica tot i dona sentit en majúscules a la vida. Aquesta és la variable que hem obviat durant massa temps, tal vegada perquè l’amor ens fa por, ja que és l’única energia de l’univers que l’ésser humà no ha après a manejar al seu antull.

Per a donar visibilitat a l’amor, he fet una simple substitució en la meva equació més cèlebre. Si en lloc de E= m.c2 acceptem que l’energia per sanar el món pot obtenir-se a través de l’amor multiplicat per la velocitat de la llum al quadrat, arribarem a la conclusió que l’amor és la força més poderosa que existeix, perquè no té límits.

Després del fracàs de la humanitat en l’ús i control de les altres forces de l’univers, que s’han tornat contra nosaltres, és urgent que ens alimentem d’una altra classe d’energia. Si volem que la nostra espècie sobrevisqui, si ens proposem trobar un sentit a la vida, si volem salvar el món i cada ésser conscient que en ell hi habita, l’amor és l’única i darrera resposta.

Potser encara no estem preparats per fabricar una bomba d’amor, un artefacte prou potent per destruir tot l’odi, l’egoisme i l’avarícia que assolen el planeta. Malgrat tot, cada individu porta en el seu interior un petit però poderós generador d’amor, l’energia del qual espera a ser alliberada.

Quan aprenguem a donar i rebre aquesta energia universal, estimada Lieserl, comprovarem que l’amor tot ho venç, tot ho transcendeix i tot ho pot, perquè l’amor és la cinquena essència de la vida.

Lamento profundament no haver-te sabut expressar el que alberga el meu cor, que ha bategat silenciosament per tu tota la meva vida. Tal vegada és massa tard per a demanar perdó, però com el temps és relatiu, necessito dir-te que t’estimo i que gràcies a tu he arribat a l’última resposta!”.

El teu pare, Albert Einstein.

Felipe Acedo Colunga, el creador de la “solución final” de la represión franquista

Los historiadores Francisco Espinosa, Guillermo Portilla y Ángel Viñas descubren al responsable de la fórmula sistemática “para exterminar” a los defensores del orden constitucional a partir de un documento hallado en un archivo

Felipe Acedo Colunga, jefe provincial del movimiento y gobernador de Barcelona.

El fiscal Felipe Acedo Colunga fue el ideólogo de las tesis defendidas en los consejos de guerra sumarísimos de urgencia entre 1937 y 1939. También a él se le debe la creación del plan que determinó cómo debía llevarse a cabo la depuración de todos los colectivos fieles a la República. Fue inflexible con los defensores de la Constitución republicana. Dio forma a una norma penal destinada a exterminar al enemigo, como se aclara en la investigación Castigar a los rojos. Acedo Colunga, el gran arquitecto de la represión franquista (Editorial Crítica), de los historiadores Francisco Espinosa, Guillermo Portilla y Ángel Viñas. La obra descubre un personaje cruel y decisivo, que actuó en la sombra en la construcción de los criterios sistemáticos para ejecutar un gran crimen contra la humanidad durante la Guerra Civil y la dictadura, como indica el juez Baltasar Garzón en la introducción del ensayo.

El “horror penal”, como lo define Garzón, que imagina Acedo Colunga queda patente en la Memoria del final del Ejército de Ocupación, redactada el 15 de enero de 1939, que aplicó “con generosidad” sobre aquellos que defendieron al Gobierno salido de las urnas y al orden constitucional. Para Francisco Espinosa el objetivo de este documento –hallado en el Archivo del Tribunal Militar Territorial Segundo de Sevilla– fue mantener viva la represión. “Aunque la guerra hubiera terminado, la campaña seguía vigente”, apunta el historiador. Y solo cesó en 1944, durante cierto tiempo, cuando la dictadura necesitó abrirse al mercado internacional. Cuando Franco comprobó que los aliados mirarían para otro lado ante la existencia del fascismo español, la maquinaria judicial militar volvió a encenderse.

“Los militares tenían un proyecto ideológico de control y exterminio. No pudieron matar a toda la gente que les habría gustado. ” Francisco Espinosa — historiador

Primero, reprimir. Luego, afirmar y justificar: “Demostrar al mundo de forma incontrovertible y documentada nuestra tesis acusatoria contra los sedicentes poderes legítimos, a saber, que los órganos y las personas que el 18 de julio de 1936 detentaban el poder adolecían de tales vicios de ilegitimidad en sus títulos y en el ejercicio del mismo, que, al alzarse contra ellos el Ejército y el pueblo, no realizaron ningún acto de rebelión contra la Autoridad ni contra la Ley”, puede leerse en el objetivo de la memoria.

Sádaba, la segunda fosa común más grande de la represión franquista en Aragón

El redactor del infierno
El fiscal del horror, ideólogo jurídico de tan cruenta represión, procedía de la rama de aviación del ejército. Durante la República ya se había mostrado como un convencido antidemócrata y participó en el golpe de Sanjurjo, el 10 de agosto de 1932. Con el tiempo llegaría a ser, entre otros cargos, gobernador civil de Barcelona entre 1951 y 1960.

Francisco Espinosa cuenta a este periódico que su encuentro casual con la Memoria en los archivos militares demuestra lo que muchos se han empeñado en negar hasta el momento: “Que los militares tenían un proyecto ideológico de control y exterminio. No pudieron matar a toda la gente que les habría gustado. Dejaron vivos a los que tenían que trabajar el campo”, apunta el historiador, que advierte que Acedo Colunga era admirador de la Alemania nazi.

Lo asombroso, añade, es que este documento tan significativo pero tan poco conocido se haya conservado. Tiene cerca de 90 páginas mecanografiadas y, a simple vista, va sin firmar. El nombre de Felipe Acedo Colunga está al final del documento. Era un archivo de uso interno, orientado a las auditorías y no para salir de los círculos castrenses, en el que quedan detallados los fundamentos ideológicos de la represión. En esas páginas el final del horror puso negro sobre blanco su experiencia de “limpieza” de las poblaciones andaluzas según eran ocupadas por el ejército franquista. Su misión empezó en Málaga, donde hicieron miles de consejos de guerra en unos meses… “y se carga cerca de 4.000 personas”, cuenta Espinosa. Sin la farsa de los Consejos de Guerra.

¿Hasta cuándo han persistido esos conceptos terribles, inhumanos y fascistas en nuestras normas legales? ¿Cuánto hay que trabajar aún para arrancar las raíces de aquel odio implantado con tanto rigor? Baltasar Garzón

En noviembre de 1936, Acedo Colunga fue nombrado director de la Fiscalía del Ejército de Ocupación. Tres años después solicitó la pena de muerte para Julián Besteiro, presidente de las Cortes durante la Segunda República y también del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y de la Unión General de Trabajadores (UGT). El tribunal desechó la petición y fue condenado a cadena perpetua, que se concretó en 30 años de reclusión. El político murió en prisión.

La judicatura pendiente
El plan para la represión penal de los desafectos al Movimiento Nacional funcionó desde el primer día. La Memoria maldita es el boceto para concluir legalmente el exterminio físico, moral y económico de los defensores de la República. A estos se les consideró enemigos ilegítimos carentes de derechos y como tal los asesinaron sin escrúpulos y sin consecuencias.

Baltasar Garzón se pregunta si, una vez pasada la Transición por España, pasó la judicatura por la Transición. “¿Hasta cuándo han persistido esos conceptos terribles, inhumanos y fascistas en nuestras normas legales? ¿Cuándo y hasta dónde se produjo el cambio de mentalidad y cultura en la judicatura, una estructura cerrada y endogámica? ¿Cuánto hay que trabajar aún para arrancar las raíces de aquel odio implantado con tanto rigor?”, se pregunta el juez en la introducción del ensayo.

A la voluntad sistemática de exterminar a los defensores del orden constitucional y a todo su entorno Francisco Espinosa la llama “lobotomía de la zona izquierda” de España. “Lo que sale del franquismo ya no tiene nada que ver con lo que fue durante la República, ni el PCE ni el PSOE fueron igual. Ese es el efecto real de todo aquel proyecto de Acedo Colunga, crear una sociedad nueva en la que se borrara cierta línea de pensamiento”, sostiene Francisco Espinosa. Hoy, cuenta, afloran las consecuencias.

https://www.eldiario.es/sociedad/felipe-acedo-colunga-creador-solucion-final-represion-franquista_1_9083186.html

En la Transición hubo un poco de generosidad y un 90% de miedo

El periodista José Antonio Martínez Soler publica sus memorias, que cubren décadas de trabajo periodístico en el final de la dictadura y la democracia. Un momento para olvidar: las presiones del Gobierno en TVE durante la campaña del referéndum de la OTAN

El periodista José Antonio Martínez Soler. Nando Ochando

La vida periodística de José Antonio Martínez Soler (Almería, 1947) recorre desde el final de la dictadura de Franco hasta la Transición y unos cuantos años de democracia. Trabajó en Arriba, el diario falangista donde un subdirector ponía la pistola encima de la mesa al comenzar la jornada de trabajo, fue el primer director de la revista Doblón, donde desveló los escándalos económicos del final del franquismo, y dirigió Cambio 16 cuando la revista solo podía publicar información económica. Trabajó en varias etapas distintas en El País, dio un nuevo estilo a las noticias económicas en TVE y fundó medios como El Sol, La Gaceta de los Negocios y 20 minutos. Ahora publica sus memorias, ‘La prensa libre no fue un regalo’, donde queda claro que en democracia tanto los gobiernos como las propias empresas periodísticas pueden ser un peligro para la libertad de los periodistas.

En el libro menciona varias veces la idea del arte del disimulo, que es algo esencial para sobrevivir en una dictadura.

En mi caso, es algo innato.

¿Era una cosa que le venía de familia o del ambiente de la época? A su padre, teniente republicano, no le fusilaron porque consiguió ocultar que era oficial y se hizo pasar por un soldado.

Siempre me ha impresionado la posibilidad de sobrevivir en situaciones difíciles. Y para mí la más difícil fue en la adolescencia, cuando fui con beca a un colegio religioso de ricos en Almería y tuve que disimular muchísimo de dónde venían mis padres, que eran rojos. Eran del Ejército Republicano, habían perdido la guerra. Entonces los frailes me enseñaron una cosa muy importante que es la duda. Dudar de todo lo que te dicen. ¿Por qué tenía que disimular? Porque cuando el fraile decía que el cuarzo cristaliza en el sistema hexagonal, yo no me lo creía, porque media hora antes había dicho que los rojos violaban niños, quemaban iglesias y mataban mujeres. Mis padres no eran así. Entonces aprendí desde muy niño que tenía que buscar dos versiones de cada acontecimiento. Los hechos son sagrados. Sí, pero ¿qué hechos? ¿Y cómo los interpretas?

La desconfianza ante las figuras de poder es normal. En una dictadura, obligada. Pero eso del disimulo no es la mejor actitud cuando uno empieza a trabajar en periodismo.

Sí, es verdad, porque de lo que se trata es de descubrir la verdad en lo que te están contando. Y lo primero que sabes es que la verdad no existe. Eso es una cosa absoluta que creen los teólogos. La verdad absoluta no existe. En el periodismo me parecía que era una tendencia maravillosa la búsqueda de la verdad, sabiendo que nunca la iba a alcanzar. Creo que un periodista tiene que buscar varios ángulos de la realidad. Cuanto más puntos de vista tengas de un acontecimiento, más te acercas a la verdad. Aquellos colegas que dicen que son objetivos, neutrales, independientes, mienten sencillamente, porque no soy un objeto, soy un sujeto.

La objetividad es un concepto académico que se cita mucho en la universidad, pero que tiene mal encaje en la realidad.

Tú tiendes a ser tolerante, tiendes a ser objetivo, tiendes a ser neutral. Tiendes a ser independiente sabiendo que jamás lo vas a conseguir al cien por cien. Bueno, eso me da un poco de humildad, que parece que no va conmigo porque soy un tipo muy presumido, pero aprendí. El periodismo me vino como anillo al dedo. Creo que estaba predestinado a ejercer el periodismo buscando varias fuentes y sin fiarme de ninguna de ellas.

Otro elemento esencial en una dictadura es el miedo, el compañero constante para cualquier ciudadano. También para los periodistas.

El miedo de mi madre lo cuento en el libro. Yo pensaba que era una miedosa terrible. Luego descubrí que no, que era una valiente heroica que en la posguerra ayudaba a los maquis. Decía siempre: hijo mío, no te signifiques, no hables, cierra la boca. Las paredes oyen. Yo me he criado en un ambiente de silencio con la puerta cerrada. El miedo era permanente. Pero también nos protegía.

Siempre se ha dicho que la Ley de Prensa de Fraga redujo un poco la arbitrariedad y eliminó la censura previa. La realidad era muy diferente. Cuando dirigía Cambio 16 debía enviar antes diez ejemplares a la censura.

Claro, pero voluntariamente.

Por si acaso.

Con esa ley hubo un pequeño espejismo. Cuando Fraga saca la Ley de Prensa, se buscaba lavar la cara a la dictadura. Imprimíamos y enviábamos diez ejemplares con mi firma en la portada al Ministerio de Información para que los autorizara. No se hablaba de censura, sino de autorización. Si te ponían el sello en la portada, podías repartir y la policía no te lo retiraba. Pero normalmente una vez al mes me llamaban y me decían que ese ejemplar no podía ir a los quioscos. Fernández Sordo, el director general de Prensa, decía: “¿Estás loco? Martínez Soler, ¿qué te has creído?”. Por ejemplo, un día me censuró la revista porque titulamos con la huelga en Motor Ibérica. Había una huelga cuando salió Marcelino Camacho de la cárcel de Carabanchel. ¿Pero no sabes que no se puede escribir huelga en España, que está prohibido?, decía. Esa palabra no existe.

En Cambio 16, tuvo la ocasión de probar algo también habitual en democracia. Un artículo titulado ‘El Recorte Inglés’ por una sentencia contra los grandes almacenes por recortes ilegales de las nóminas nunca se publicó. El editor, Juan Tomás de Salas, lo retiró cuando ya estaba en la rotativa. Los periodistas descubrieron muy pronto que no solo existía la censura política, sino también la económica.

Era otra censura distinta. Es verdad que la censura económica es más sutil, porque tú decides o tu empresa decide publicar o no algo por si perjudica al anunciante. Cuando la conciencia chirría mucho y no coincide con la cultura corporativa de la empresa periodística, tienes que cambiar de empleo o cambiar de conciencia. Para mí, era más fácil cambiar de empleo.

En marzo de 1976 unos hombres armados y encapuchados le secuestran y torturan por un artículo sobre la Guardia Civil en la revista Doblón que dirigía por el que además fue procesado. Pasaron muchos años, hasta 2006, hasta que se atrevió a contar en detalle toda esa historia.

Lo empecé a contar después de que leí el libro biográfico del general Sáenz de Santamaría que hizo nuestro colega Diego Carcedo, que se titulaba ‘El general que cambió de bando’. Él dice que sí, que fue la Guardia Civil y que el general Ángel Campano (director de la Guardia Civil) era proclive a autorizar ese tipo de secuestros. Entonces me atreví a contarlo después de más de treinta años, porque antes tenía miedo. Mis secuestradores seguían vivos, eran del Servicio de Información de la Guardia Civil y podían ser ya generales, qué sé yo. Me había metido en un lío sin saber lo grave que era al pensar que podía ser interesante descubrir la purga de jefes y oficiales moderados en la Guardia Civil. Franco está moribundo, y en el último Consejo de Ministros que él preside en octubre un nombramiento me llama la atención. Quitan al general Vega, que era un moderado, de director de la Guardia Civil y ponen al general Campano, que era del búnker. Si con un dictador moribundo tienes el control de la Guardia Civil, controlas España. El Ejército no sale de los cuarteles sin una orden del Gobierno. La Guardia Civil es un ejército de 70.000 hombres armados en permanente movilización. No hay que sacarlos de los cuarteles, están en la calle.

Me interceptaron en Las Matas al salir de casa, me metieron en mi coche en la parte de atrás y me subieron a la sierra de Guadarrama. Me hicieron un interrogatorio profesional de siete u ocho horas hasta que oscureció. Y lo que querían desde el primer momento era saber quién me había filtrado esos cambios. Y dije: sinceramente me podéis matar, pero no puedo decirlo porque no lo sé. En vista de que no podían sacarme nada, un señor con un pasamontañas y una pistola apuntando a la frente me dijo: voy a contar hasta tres. Si no nos dices el nombre de los dos generales, que sabemos quiénes son, aquí te quedas y no te encuentran ni los cuervos. Los demás se apartaron para que no les salpicara la sangre. Y a la de tres, en lugar de disparar los de atrás se me echaron encima para seguir pegándome. Pero pensé: estoy vivo. Ya no me pueden hacer nada más después de un fusilamiento simulado.

Tanto en el Ejército como en la Policía y la Guardia Civil, había una parte del aparato de la dictadura que tenía mucho poder y pretendía seguir teniéndolo.

Sí, pero no era una piña. Yo aprendí eso más tarde. Teníamos mucho miedo al ruido de sables y al búnker. Un año antes de la muerte de Franco, nos dio mucha alegría la Revolución de los Claveles en Portugal, los civiles abrazando a los militares con claveles. Y eso nos abrió la posibilidad de una transición en paz. Eso y que Carrillo dijo muchas veces que no habría violencia si había libertad, y esa fue la clave.

Manifestación en Madrid en protesta contra el secuestro de Martínez Soler el 24 de marzo de 1976. EFE

Sobre el secuestro tiene una conversación con el general Vega cuando él ya es capitán general de la región militar de Madrid. Es bastante reveladora. Vega sabe lo que había pasado.

Lo sabe todo. Fue una conversación interesantísima, porque en los silencios nos entendíamos y eso que no hablamos casi nada del secuestro. Solo me dijo: quiero que sepa usted que los hemos localizado. Y por qué me persiguen a mí por ese artículo si usted conoce la historia?, le dije. Y me dijo: “para calmarlos, había que echar carne a las fieras”. “Y yo soy la carne”, dije. Y dice: “sí, y ellos son las fieras”. Ellos eran la otra parte del Ejército.

Volviendo al periodismo, ha pasado varias etapas en El País y conoció muy bien a Juan Luis Cebrián.

Creo conocerle bastante bien. Para mí, Cebrián es un personaje digno de biografía. Lo conozco y lo aprecio porque, aunque tiene sus sombras como todos, yo siempre he dicho que era muy inteligente porque me contrató tres o cuatro veces. Me acuerdo de un día en que me dijo en su despacho cuando me fui a TVE: “Oye, no te creas que esto es un tren que lo dejas aquí y lo coges en la siguiente estación. Si te vas de aquí, ya no vuelves más a El País”. Y me acuerdo de que le dije: “Mira, Juan, me alegro de que me lo digas aquí en privado, entre tú y yo, porque si lo dices en público, haces el ridículo porque me vas a contratar otra vez”. Entonces el tío se reía y decía: “Lárgate”.

¿Cómo se entiende la evolución de Cebrián, alguien que es periodista y se lanza a un capitalismo de ganar dinero y aumentar el negocio de la empresa como sea y acaba en el desastre?

Él quiso ser más que periodista. Quiso ser empresario, quiso ser rico. Yo creo que siempre tuvo esa vocación. Hay una cosa de él que no me gusta. Tenía la impresión de que era un niño un poco malcriado, que le gustaban sus juguetes, pero le gustaba más el juguete que tú tenías, el camioncito y estaba a ver si te pillaba el camioncito hasta que se lo quitaban al niño y se lo daban a él. Y una vez que lo tenía, lo tiraba. Es un hombre que tiene pocos amigos porque era temido más que querido, y yo a él le quería. Yo no le temía.

¿Qué se puede decir de los periodistas de la Transición para diferenciarlos de los actuales? Las circunstancias históricas eran muy singulares, pero ese compadreo con los políticos…

Eso nos ha hecho mucho daño.

Esa relación tan directa en la que el periodista olvida cuál es su función.

Eso nos ha hecho muchísimo daño porque en las redacciones del final de la dictadura, convivíamos periodistas y políticos, gente que tenía vocación periodística y gente que tenía vocación política. Los políticos estaban en los periódicos, en las agencias, en las revistas, convivían con nosotros, nos ayudábamos mutuamente. Esa complicidad y ese compadreo nos ha perjudicado mucho en la credibilidad a los que elegimos el periodismo a secas. Creo que el compadreo nos ha perjudicado en la democracia, porque se mantiene. La mayor fuente de corrupción del mundo es la amistad. ¿Por qué? Porque a un amigo le crees todo lo que te cuenta, no lo pones en duda y publicas su versión.

Martínez Soler, derecha, antes de moderar un debate de Corcuera, Romero, Olabarria y Gallardón en la campaña de las elecciones de 1993 en TVE. EFE

¿Se puede hacer una reflexión similar con la monarquía? Me refiero a cómo los directores sabían mucho más de la conducta de Juan Carlos de Borbón de lo que estaban dispuestos a contar.

Ahí funcionó muy bien el miedo. Fíjate, todo el mundo dice siempre que la Transición fue un acto de generosidad, de nobleza del pueblo español y de perdonarse los unos a los otros. Hubo un poco de generosidad. Seguramente un poco de nobleza, sí, pero lo que hubo en un 90% fue miedo, hubo mucho miedo. Por eso para mí el miedo preside toda la historia de mi libro. Porque los demócratas y los que habían sufrido la opresión de la dictadura habían perdido la guerra. Cuarenta años machacados. Machacados porque la guerra no terminó en el 39. La guerra terminó en el 75, cuando muere Franco. En realidad, en el 78, cuando se aprobó la Constitución. En aquella época cuando veían que Franco se moría, los del búnker se encerraron en la caverna y tenían miedo a una revancha por parte de los demócratas. Revancha que hubiera sido legítima y que no se ejerció. Pero los demócratas teníamos mucho miedo a los sables. De hecho, no era una fantasía, hubo un golpe de Estado en el 81. Por eso, digo que el miedo nos hizo demócratas a todos. En ese sentido fue más miedo que generosidad.

¿Y con respecto a la figura de Juan Carlos?

Desde el principio, el rey se ganó la simpatía de los demócratas porque prometía democracia para todos. Y había que apoyarle. Al principio no sabíamos que era un golfo. A mí me dio muestras de apoyo. Cuando murió Franco, se intentó secuestrar la revista Doblón. Y nos salvó el rey, cuando aún no había sido nombrado rey. Le envié un escrito a través de su hermana diciéndole: señor, nos han secuestrado la revista, somos demócratas y queremos servirle en una democracia. Y me llamó a su despacho el ministro de Franco León Herrera y me dijo: “No sé cómo lo has hecho, hijo mío, ¿qué prisa tenéis? Acaba de morir el generalísimo, decía, y ya queréis quedaros con todo. No sé cómo lo has hecho, pero puedes repartir la revista”. El rey me permitió sacar la revista. Eso se lo agradecía siempre. Entonces, como ayudó a que el cambio fuera posible, pues le dimos una carta blanca. Miramos para otro lado cuando veíamos que salía con su moto y tenía sus ligues.

Lo peor era cuando supimos que robaba, porque tanto Ruiz-Mateos como Mario Conde nos decían: es que puedo probar que yo le he dado una maleta (con dinero). Nosotros no teníamos pruebas. ¿Sabíamos que robaba? Sí, pero sin pruebas. Cómo publicas algo sin pruebas contra el rey al que le debes cierta gratitud, es que es inviable. Como los sobres de Aznar o de Rajoy. Todos sabíamos que eran sobrecogedores en el Partido Popular, que cogían sobres de dinero B. ¿Pero cómo lo publicas si no tienes pruebas hasta que salieron los papeles de Bárcenas? De hecho, en cuanto tuve pruebas publiqué todo lo que pude. Pero como director no tenía que censurar a nadie. Había una autocensura personal de cada uno. Con el rey emérito, tengo el alma dividida porque le agradezco lo que hizo al principio y repudio todo su comportamiento. ¿Qué ha pasado? No quería ser como su padre. Su padre, don Juan, era pobre. No tenía para comer. Le llevaban a Estoril dinero para que comiera. Y él vivió esa etapa de infancia en Estoril.

Una vez que ganas el primer millón, los problemas económicos desaparecen.

Él quería ser rico y se hizo rico. Es riquísimo. Así como el 23F fue una vacuna para los golpistas y para el ejército, espero que el golfo del rey emérito sea una vacuna para Felipe VI.

En otro momento importante tenía un puesto muy influyente en TVE como editor del Telediario cuando se celebró el referéndum de la OTAN. Cuenta en el libro que la campaña estuvo llena de “artimañas y chantajes sectarios”.

Sí. A mí todavía me duele. Aquella etapa fue terrible. Es que era tremendo. El cambio de política oficial nos sorprendió a todos. Después del golpe, Calvo Sotelo nos metió en la OTAN deprisa y corriendo. Y en ese momento Felipe vio que había un yacimiento de votos con el no a la OTAN y movilizó a toda la sociedad. Luego dio un cambio total. Fue durísimo, rompió el país en dos y torció nuestra conciencia periodística. De verdad fue el momento más traumático de toda la Transición.

¿Cómo afectaba en el día a día al director de un informativo de TVE?

Tenía que decirles a los redactores: oye, esto no. Antes sí, pero es que ahora nos echan a todos. A ti te echan al pasillo y te quitan el plus, ¿no? Así de claro. En el libro he escrito por primera vez que voté no a la OTAN como represalia, casi como revancha contra Felipe.

Eso quiere decir que había informaciones que no se podían dar en el Telediario.

Tú no podías poner el telediario ninguna información que desanimara a los favorables a la OTAN. Todo tenía que ser dirigido a convencer, a machacar que los países de la OTAN eran demócratas, y no lo eran, porque Grecia y Turquía no eran demócratas. Todo eran falsedades para convencer al votante del sí a la OTAN. Y cuando él dijo “Yo o el caos”, Felipe se la jugó. Luego reconoció que fue un error. Desde entonces me fío menos de Felipe.

https://www.eldiario.es/politica/martinez-soler-transicion-hubo-generosidad-miedo_128_9112853.html

Els tatuatges acolorits, en perill per la prohibició de milers de productes químics

Aquest 2022 ha entrat en vigor la prohibició de milers de substàncies químiques inclosos en la tinta dels tatuatges, i el 2023 no es podran fer servir el verd i el blau més utilitzats.

Un tatuador treballant sobre l’avantbraç d’un client, a Madrid

Els tatuadors europeus s’han quedat amb molts menys recursos per fer la seva feina, i la situació encara es complicarà més l’any que ve.

El gener va entrar en vigor la prohibició europea de 4.000 substàncies químiques, considerats perillosos, que s’inclouen en les barreges dels pigments utilitzats en tatuatges i en maquillatge permanent.

La decisió va ser presa a finals del 2020, i es va fixar un període de transició de 12 mesos, que es va complir a principis del 2022. El gener del 2023 entrarà en vigor, també, la prohibició de dos pigments específics, dels colors verd i blau, àmpliament utilitzats en el sector i sense alternatives disponibles actualment.

Alguns estats membres ja aplicaven limitacions similars, però aquesta llei, que es va començar a discutir el 2016, pretenia harmonitzar criteris en l’àmbit europeu.

El gener, milers de químics van quedar prohibits per a la seva aplicació en la pell humana per protegir la salut dels ciutadans de la UE, segons explicava el comissari europeu de Medi Ambient, Virginijus Sinkevicius:

A més de les al·lèrgies i els problemes de la pell, els productes químics tòxics que es troben a les tintes de tatuatges poden causar altres efectes adversos per a la salut, com el càncer.”

Els perills potencials dels químics utilitzats en tatuatges. La preocupació de l’Agència Europea de Substàncies Químiques (ECHA, en anglès) és que la barreja de productes químics que inclouen les tintes dels tatuatges i el maquillatge per micropigmentació pot contenir “substàncies perilloses que causen al·lèrgies a la pell i altres impactes sobre la salut més greus, com ara mutacions genètiques i càncer“.

L’aplicació de les tintes de tatuatges i maquillatge permanent tenen dues implicacions que augmenten la perillositat dels químics: en primer lloc, els pigments de la tinta, injectats a la dermis, poden migrar a diferents òrgans, “com els ganglis limfàtics i el fetge”.

Per altra banda, els productes químics utilitzats acostumen a estar en contacte amb el cos durant tota la vida, i per tant “també hi ha la possibilitat d’exposició a llarg termini als ingredients potencialment nocius”, una situació de la qual no existeixen estudis suficients per avaluar-ne els riscos exactes.

Fins i tot quan els tatuatges s’eliminen amb làser, les substàncies químiques es descomponen en altres derivats i partícules més petites que inclouen productes químics nocius, que acaben circulant per tot el cos.

El nou reglament obliga els productes químics implicats a incloure un etiquetatge més exhaustiu que faciliti la investigació sobre els seus possibles efectes secundaris, que doni informació addicional als consumidors i que permeti l’aplicació correcta de les noves restriccions.

Les etiquetes dels elements químics permesos han de comptar amb especificacions sobre els seus ingredients exactes. L’etiqueta també ha de mencionar específicament el seu ús en tatuatges i maquillatge permanent i ha d’incloure les declaracions de seguretat corresponents.

Tatuadors amb menys colors a la paleta. La restricció europea dels químics s’aplica en diferents graus. En alguns casos, només es permeten en determinades concentracions, que sovint han patit reduccions dràstiques. En d’altres, la prohibició és total.

En tot cas, el problema és important per als artistes tatuadors, que d’un any a l’altre han vist molt reduïda la gamma de colors que tenen permès fer servir i han hagut de començar a buscar alternatives més segures.

El cas és especialment complicat amb dos pigments específics: el pigment Blau 15:3 i el pigment Verd 7. El Comité d’Avaluació de Riscos de l’Agència Europea de Substàncies Químiques va considerar que no existien “alternatives més segures i tècnicament viables per cobrir aquest espectre de colors”.

Per als pigments verds i blaus que s’utilitzen en tatuatges es va recomanar ampliar el període de transició fins a l’any que ve. D’aquesta manera, la Unió Europea té en compte el temps necessari per als fabricants per reformular les mescles i trobar-hi alternatives segures, un procés que, diu el sector, no serà fàcil i encarirà el preu de les tintes.

https://www.ccma.cat/324/els-tatuatges-acolorits-en-perill-per-la-prohibicio-de-milers-de-productes-quimics/noticia/3171344/

Tal vez no estamos hechos para vivir: la ‘Aniquilación’ según Michel Houellebecq

Lo último del autor francés es la novela que ha escrito siempre, de nuevo literatura política y sentimental

El escritor francés Michel Houellebecq entrega al mundo una nueva novela: 600 páginas de ‘Aniquilación’ Andreu Dalmau / EFE

“La reflexión y la vida son simplemente incompatibles”

Ya se habrá escrito todo. Con Houellebecq siempre hay prisas. Menos mal que nadie lee nada. Pasado el jari de la novedad, y a día de hoy bastan un par de días para que algo deje de serlo, la última novela de Michel Houellebecq resulta ser la novela que el autor francés ha escrito siempre, de nuevo literatura política y sentimental. Política en el sentido en que las relaciones humanas son penosa actividad administrativa mientras la gestión administrativa, lo que entendemos por política en sí, no es más que propaganda y estrategia bélica, puro juego al servicio de la siniestra disciplina económica. Sentimental, decimos, porque Aniquilación es, una vez más, una novela sobre el amor y su falta, sobre la pérdida (y no poca, sino la pérdida de todo), y es tambien el lamento ya sabido en un escritor que no se permite ser sentimental precisamente porque lo es hasta la miga del hueso.

El futuro ya está aquí
“Mucha gente hoy se había vuelto gilipollas: era un fenómeno contemporáneo evidente, indiscutible”, se lee en algún momento de Aniquilación. Antes, en la primera página, se ha deslizado un dato accesorio: el protagonista tiene un iPhone 11 aunque el mundo va por el modelo 23. Se trata, por tanto, de una novela futurista con un protagonista rendido, o al menos algo cansado de la estafa tecnológica.

Cualquier individuo de sensibilidad y sentido ha de aborrecer, al menos en días impares, el mundo que le ha tocado vivir y la generación que le corresponde, sin que su pertenencia a la misma sea óbice para la náusea. La vida en pareja, las cenas en la ciudad, la culpa, por suerte siempre delegable (en el mundo moderno no hay hijos de puta sino personas tóxicas), el respeto a la biodiversidad como ideología, la pamema de los huertos urbanos y, en fin, una bombonera de razones para la depresión profunda.

Aniquilación, que transcurre –igualmente disfrutable pero tal vez algo más rutinaria que obras anteriores del autor– en el año 2027, pone en escena un mundo desactualizado en todos los aspectos que lo conforman. En lo político, en lo moral, en lo religioso y por descontado en lo intelectual, tal vez porque sea cierto que “la reflexión y la vida son simplemente incompatibles”.

La trama se abre con modales delirantes de manga (pongamos uno de Hiroya Oku): Paul Raison es asesor del ministro de Economía y Finanzas Bruno Juge, que cavila su candidatura para las elecciones presidenciales francesas, cuando de pronto ve recreada de manera hiperrealista su ejecución (guillotina, of course) en un misterioso vídeo viral al que sucederán varios atentados de resonancia mundial: la explosión de un carguero en A Coruña, un ataque contra un banco de semen en Dinamarca o una masacre de migrantes en costas pitiusas.

Gobernada por ese terrorismo fantasmal con trazas de activismo esotérico, la novela, además de salpicada por algunas imágenes, diagramas y dibujos a doble página que operan extrañas respiraciones frente a la apnea general, está puntuada por los avatares de la vida personal del protagonista, afectada por el infarto cerebral que ha dejado pajarito a su padre, espía jubilado de la DGSI, y, cómo no, por una peripecia matrimonial insípida y en descomposición, circunstancias que lo llevan a lamentar su incapacidad para discrepar con los terroristas “si su objetivo era aniquilar el mundo moderno”.

Velocidades malignas
“Devaluar el pasado y el presente en beneficio del futuro, devaluar lo real para preferir una virtualidad situada en un futuro incierto, son síntomas del nihilismo europeo mucho más decisivos que todo lo que Nietzsche pudo detectar”.

La idea del progreso como principio de decadencia y credo de idiotas, y esto sería paráfrasis de Baudelaire, le ha supuesto a un autor como Houellebecq, cuya obra se adscribe a esa cepa romántica tan malentendida pero todavía de provecho, ser instrumentalizado precipitadamente por sectores conservadores de su país al tiempo que sigue siendo auscultado y comprendido en su lucidez y en su poética de lo inmediato por una intelectualidad burguesa de presunta izquierda, boquiabierta ante uno de los pocos autores contemporáneos capaz de dar la hora exacta (el pulso de su tiempo, escribiría alguno) y con el talento necesario para expresar cosas que todavía no habían sido expresadas.

Como todos sus personajes, también estos se sienten “a disgusto (…) ante el sesgo general que habían tomado las cosas, aquel ambiente pseudolúdico, pero en realidad de una normativa cuasi fascista que poco a poco había infestado hasta los menores recovecos de la vida”. Y es que Aniquilación parece preludio o anunciación pero es crónica y presente vibrante.

De la pandemia no hay rastro en el texto porque sería una vulgaridad y, aunque en su corazón late un tecno-thriller con querencia por los géneros chicos y el siempre nutriente petardeo de la serie Z (para acceder a un supuesto plano simbólico, la novela incorpora un recurso maldito y amateur como es el relato de los sueños del protagonista todas y cada una de las veces que este se duerme o echa una cabezada, sea en misa, repicando o a la sombra de un almendro), el ritmo global de la novela viene dictado, a lo largo y tendido de sus seiscientas páginas, por la lentificación y la inmovilización de Occidente, los mismos síntomas que, en los últimos tiempos, autores más cosméticos habían confundido con velocidad y aceleración del sistema.

Apenas esto que somos
El héroe de Houellebecq es una sombra de sí mismo que nunca come caliente y que al final del día mira abotargado documentales de ratas, ocas y tapires para elucidarse pero que, pese a todo, “ha conseguido conservar algunas ilusiones sobre el mundo”. El escritor lo observa, le escucha y atiende sus necesidades, si bien sus personajes se explican siempre en base al obstáculo que son para sí mismos y a los presupuestos económicos en que se basan sus relaciones humanas, establecidas como una burocracia llena de dificultades técnicas.

Pero Houellebecq no engaña a nadie. Pese a las sempiternas acusaciones de nihilismo, en lectura atenta es indulgente y otorga confianza a todas las encarnaciones del afecto, desde la amistad hasta el amor filial pasando por el bendito infierno de la pareja, asociación que, sostiene, “suele constituirse en torno a un proyecto, a excepción del caso de las parejas fusionales, cuyo único proyecto es contemplarse eternamente, prodigarse hasta el fin de sus días atenciones acariciadoras, personas así existen, Paul había oído hablar de ellas”.

Esa melancolía romántica y cierta posibilidad idílica del amor como actividad abnegada y ajena a la producción, como noción de pérdida, limosna o bálsamo, es una resistencia característica en la obra del autor que aquí le lleva a nuevas meditaciones sobre la pareja como lugar “muy separado de la existencia humana, diferente tanto de la vida en general como de la vida social común a muchos mamíferos (…), es una experiencia de otro orden, ni siquiera una experiencia propiamente dicha, una tentativa”.

Pero Aniquilación no deja de ser una novela de Michel Houellebecq y es por tanto un relato –porque el fuego se combate con fuego– apesadumbrado y entrópico. Sobre la pareja, sobre el abstracto social, sobre la privatización de la identidad, sobre la absoluta falta de garantías emocionales y sobre números primos, que son aquellos, no lo olvidemos, únicamente divisibles por sí mismos y por la unidad.

Es una pieza de costumbrismo de confección clásica y tradicional en sus mimbres, que se posa sobre temas delicados como las competencias de hombres y mujeres, y que trae consideraciones sexuales (no tantas) que aquí quedarían descontextualizadas y sometidas a las inercias estúpidas y majaderas de internet, pero que tonterías no son y que en ocasiones deslumbran como reflejos súbitos en el retrovisor.

Es también una enumeración de hitos existenciales que se da morbosamente a los pormenores del infortunio como solo saben hacerlo, siempre por gusto, aquellos moralistas que son a la vez pornógrafos; y es, como de costumbre en su autor, un perseverante y tierno canto a la vida en toda su dolorosa e intratable magnitud. Un tranquilizador arrullo decadentista (y qué es el decadentismo sino vitalismo destilado en espirituoso) que nos recuerda, página a página y en cada una de sus líneas, que uno nunca llega a imaginar “hasta qué punto suele ser poca cosa la vida de la gente, y tampoco llega uno muy lejos cuando forma parte de esa ‘gente’, cosa que más o menos sucede siempre”.

https://www.eldiario.es/cultura/libros/vez-no-hechos-vivir-aniquilacion-michel-houellebecq_129_9113382.html

EL ENCANTO DE SAMARKANDA: La alianza Rusia – China

20 de setembre del 2022

Entre mis recuerdos infantiles siempre encuentro un hueco relacionado con esa zona de Ásia Central en la que la población indígena (uzbecos) tuvo que sufrir las invasiones mongoles al mando de Gengis Khan –otro de nuestros héroes mitológicos-, aquel forjador del mayor imperio conocido de la historia, que a su muerte en 1226 ocupaba un inmenso territorio que iba desde el mar Caspio hasta el Pacífico.

Y en ese hueco estaba Samarkanda, una ciudad de leyenda que despertaba nuestras fantasías y animaba nuestros sueños. Por gustarnos, hasta nos gustaba su fonética. Más tarde supimos que había sido un centro importante de la Ruta de la Seda, por la que las caravanas movían el comercio entre China y el Mediterráneo. Y como siempre, el comercio iba acompañado de ideas e innovaciones, pues junto a las porcelanas y a las sedas los jinetes que se desplazaban a lomos de camellos llevaban consigo fórmulas para fabricar pólvora o papel, inventos chinos que revolucionaron los modos de la incipiente y retrasada Europa. Hasta que un cambio de dinastía en el imperio chino (mediados del siglo XV) produjo a su vez un cambio de signo, que supuso un retraimiento, un cerrarse al exterior, una marcha atrás con graves consecuencias. La Ruta de la Seda perdió su protagonismo y languideció.

Pero como el pensamiento confuciano opera a largo plazo, el gobierno de la República Popular China, bajo el mando de su carismático líder Deng Xiaoping, inició un cambio de paradigma teñido de pragmatismo anglosajón. Y uno de los instrumentos de ese cambio fue la Shanghai Cooperation Organisation (SCO), una organización económica, política y de seguridad que cubre en la actualidad a ocho países de Eurasia y cuya sede central se halla en Pekín. Fundada en 2001, agrupa a los líderes de China, Rusia, India, Pakistán, Uzbekistán, Tayikistán, Kazajstán y Kirguistán. En su conjunto esto supone el 40% de la población mundial y el 35% de su PIB. Hay países con el estatus de “observadores”, como Irán, Bielorrusia y Mongolia, y otros con el de “socios dialogantes” que es el caso de Turquía, país este último que también pertenece a la OTAN, lo que resulta llamativo y explica la ambivalencia de su presidente Erdogán.

Estados Unidos hizo en el 2005 una petición para asistir como observador, petición que fue rechazada. Y es que en el fondo el SCO es un contrapoder respecto a la OTAN y una posición de control sobre Asia central, ese lugar que Zbigniew Brzezinski, el último gran estratega político norteamericano, consideró siempre territorio clave para el dominio del mundo.

Y uno de los proyectos específicos del SCO es recuperar la “ruta de la seda”, pero con tecnología de hoy (líneas férreas, puertos, carreteras, etc.). Y Samarkanda está en el camino.

El SCO se reúne cada año y en esta ocasión lo ha hecho en Samarkanda. Actuando como anfitrión el presidente uzbeko Mirziyoyev, nadie ha faltado a la fiesta, ni el nacionalista primer ministro del gobierno indio Narendra Modi, ni su fraternal enemigo Shehbaz Sharif, primer ministro de Pakistán. Tampoco lo han hecho Vladimir Putin y Xi Jinping.

Y mientras la presidenta de la Comisión Europea señora Ursula von der Leyen, en su papel de vicetiple de segunda fila, seguía con su “road movie” en el tema del conflicto de Ucraína, visitando continuamente al señor Zelinski, animando a sus colegas para que envíen más armas y sofistiquen la guerra, imponiendo nuevas sanciones contra Rusia e incluso teniendo tiempo para felicitar al líder del PP señor Feijóo por su “experiencia y capacidad de previsión” (sic), en Samarkanda ocurrían cosas.

Citemos las que a nuestro juicio son más relevantes:

  • Los líderes de China y Rusia confirmaron que las relaciones entre sus dos países serán “sin límites”.
  • Vladimir Putin atacó a aquellos que pretenden “crear un mundo unipolar” y expresó su afecto a su colega Jinping “por su posición equilibrada en el conflicto de Ucraína”.
  • Jinping, tras calificar a Putin de “viejo amigo”, respondió que “China desea trabajar con Rusia para compartir un rol protagonista en la responsabilidad de los grandes poderes para obtener estabilidad y energía positiva en un mundo agitado y confuso”.
  • China se ha opuesto a las sanciones unilaterales de Occidente contra Rusia y comprende la posición de Rusia ante la expansión de la OTAN próxima a sus fronteras.
  • China tiene liquidez y Rusia recursos naturales. El comercio está servido.
  • Comparten 4.000 kilómetros de fronteras.
  • Rusia es en la actualidad el principal proveedor de petróleo de China.
  • El segundo gran cliente del petróleo ruso es la India.
  • En los primeros siete meses del año las exportaciones rusas a China han crecido un 48,8%.
  • Por su parte China ha ido reemplazando en el mercado ruso a los productos europeos, tanto en bienes de consumo fungibles como en bienes duraderos.
  • Vladimir Putin ha condenado las provocaciones de Estados Unidos y sus países satélites en el estrecho de Taiwán y se adhirió al principio de “una sola China”.
  • El periódico oficioso del Estado chino “Global Times” ha apuntado que “un acuerdo en el mercado energético al margen del dólar acabaría con la hegemonía norteamericana”.
  • En la actualidad China compra y paga a Rusia petróleo y gas con una combinación de yuans chinos y rublos rusos.
  • India paga a Rusia sus compras de petróleo en dirhams, que es la divisa de los Emiratos Árabes Unidos.
  • Irán, hasta ahora “país observador” del SCO, ha pedido oficialmente su incorporación plena el próximo año, petición que ha sido aceptada.
  • Ya el pasado año el gobierno de Irán firmó una alianza militar con China para los próximos veinticinco años, lo que quedó expresado en unos ejercicios navales en el océano Índico junto a las armadas de Rusia y China.
  • Como potencia nuclear Rusia es superior a China y el gobierno chino es muy consciente de ello.
  • Es voluntad de ambos gobiernos trabajar para que el renminbi / yuan (que es la divisa china) acabe siendo la divisa dominante en el comercio de Eurasia.
  • En la práctica la divisa china es moneda de reserva en Rusia, aunque no plenamente convertible.
  • Rusia ya ha ofrecido a China el acceso preferencial al Ártico ruso.
  • China y Rusia son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y como tales tienen capacidad de veto.
  • El gobierno norteamericano corre el riesgo de que el conflicto de Ucraína le lleve indirectamente a una guerra comercial con China y esa guerra no le interesa a ninguna de las partes.

Ya sé que mucha gente está entretenida con las exequias de la fallecida Reina de Inglaterra, pero no estaría de más que echaran un vistazo a lo que ocurre al otro lado del mundo y piensen, aunque sea un momento, en lo que puede ocurrir si el ejército de mediocres que nos gobiernan siguen con sus fracasados experimentos de política-ficción.

https://www.alfdurancorner.com/

Dúmping fiscal i catalanofòbia

El president d’Andalusia, Juanma Moreno, anuncia una rebaixa d’impostos durant un fòrum a Madrid. MARTA FERNÁNDEZ JARA / EUROPA PRESS

El president andalús, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha decidit emular la Comunitat de Madrid de Díaz Ayuso i bonificar al 100% l’impost de patrimoni en el marc de les seves competències. És una decisió discutible si en un moment de crisi com l’actual és oportú renunciar a ingressos tributaris que provenen dels segments més rics de la societat, en aquest cas 17.000 contribuents que tenen un patrimoni superior a 700.000 euros. Però és que Moreno Bonilla ha fet un pas més i ha explicat també com pensa compensar aquesta caiguda d’ingressos: atraient contribuents d’altres comunitats autònomes, i en concret de catalans. O sigui, fent dúmping fiscal a cara descoberta per perjudicar un territori concret, en aquest cas Catalunya. Aquesta barreja de dúmpingfiscal explícit i catalanofòbia resulta lamentable, i com sempre cal fer l’exercici invers: algú s’imagina el president Aragonès fent una crida pública als empresaris andalusos a empadronar-se a Catalunya perquè aquí trobarien més facilitats? Quina seria la resposta de les autoritats andaluses? Quin seria l’escàndol a Espanya?

https://www.ara.cat/editorial/dumping-fiscal-catalanofobia_129_4494998.html

Moreno Bonilla, què li semblaria demanar als empresaris andalusos que creessin riquesa?

Suposo que ja estan al cas que el president d’Andalusia ha suprimit l’impost de patrimoni i ha aprovat una nova rebaixa de l’IRPF, la sisena.

Seria més útil que el president andalús cridés els empresaris andalusos a crear riquesa al seu propi país, més que no pas anar a parasitar les rendes altes d’altres comunitats. Però això voldria dir arremangar-se, i per què hauria de treballar, si és molt més fàcil subministrar una bona dosi de populisme?

https://www.ara.cat/analisi/l-analisi-d-antoni-bassas-moreno-bonilla-li-semblaria-demanar-als-empresaris-andalusos-creessin-riquesa_1_4495526.html

La UE llença 153 milions de tones de menjar a l’any, més del que importa

El club dels 27 vol reduir el malbaratament a la meitat el 2030

La UE malgasta més aliments dels que importa i podria frenar la inflació dels preus dels aliments simplement frenant el malbaratament a les granges, segons destaca un informe de Feedback EU. Cada any es llencen al voltant de 153 milions de tones d’aliments a la UE, el doble que les estimacions anteriors i 15 milions de tones més del que s’envia, segons subratlla aquesta mateixa investigació. La quantitat de blat que es fa malbé, només a la UE, equival aproximadament a la meitat de les exportacions de blat d’Ucraïna i una quarta part de les exportacions d’altres cereals de la UE.

“En un moment de preus alts dels aliments i una crisi del cost de vida, és un escàndol que la UE estigui potencialment llençant més aliments dels que importa. La UE ara té una gran oportunitat d’establir objectius legalment vinculants per reduir a la meitat el malbaratament d’aliments de la granja a taula per al 2030 per abordar el canvi climàtic i millorar la seguretat alimentària”, destaca Frank Mechielsen, director de Feedback EU, i se’n fa ressò el The Guardian.

Una pujada de preus mundial
Els preus mundials dels aliments el mes passat van ser un 8% més alts que fa un any, segons l’Organització de les Nacions Unides per a l’Agricultura i l’Alimentació (FAO), en part, a causa de la guerra amb Ucraïna.

Els preus del blat, el blat de moro i la soja han superat aquest any, fins i tot els rècords establerts al punt àlgid de la crisi financera mundial del 2008.

S’espera que Brussel·les presenti una proposta a finals d’aquest any per als primers objectius legalment exigibles del món per frenar el malbaratament d’aliments: 43 organitzacions verdes sense ànim de lucre han donat suport a l’anomenat Feedback EU per a una reducció del 50% en el malbaratament per al 2030.

Tal com destaca el The Guardian, encara no s’han publicat dades de referència oficials de la UE per al malbaratament d’aliments a les granges el 2020. Tot i això, el nou estudi va utilitzar càlculs de l’índex de malbaratament d’aliments del Programa de les Nacions Unides per al Medi Ambient i un metaestudi de World Wide Fund for Nature, tots dos de 2021.

Es calcula que el 20% de la producció d’aliments de la UE es desaprofita cada any, amb un cost per a les empreses i les llars de la UE de 143.000 milions d’euros (125.000 milions de lliures esterlines) a l’any. El malbaratament d’aliments és responsable d’almenys el 6% de les emissions totals de gasos amb efecte d’hivernacle del bloc.

https://www.elnacional.cat/ca/internacional/ue-llenca-153-milions-tones-menjar-any-mes-importa_886854_102.html