Category Archives: medi ambient

Pintant de verd una societat hipòcrita

Cómo distinguir a las empresas que no son verdes pero se dicen serlo? |  ExpokNews

Obro les xarxes i apareix un inacabable reguitzell de publicacions reclamant un món més sostenible. És un clam contra el canvi climàtic i la pèrdua de biodiversitat, és com una gran marea verda. Hi ha publicacions de persones anònimes, d’influencers, de personalitats públiques, i d’empreses d’allò més diverses. Tots els missatges van en la mateixa direcció. Sembla que finalment tots plegats hem entès la necessitat de canviar el model. Però malauradament només ho sembla, només és una pàtina verda sobre un fons que segueix sent gris. 

Vivim en una societat hipòcrita que no mira més enllà de la capa de verd amb què ens ho pinten tot

Almenys un terç de la població catalana té un gran interès en consumir de forma habitual productes ecològics, sostenibles i saludables. Però sabem què volen dir aquests tres termes? Majoritàriament no, i per això resulta tant fàcil vendre’ns la seva falsa sinonímia. Sí, els tres termes podrien ser sinònims, però majoritàriament ara mateix de sinònims no en tenen res.

….

https://www.elnacional.cat/ca/gastronomia/pintura-verda-fons-gris_629384_102.html

voluntariats ambientals

Conservar el patrimoni natural i la biodiversitat del planeta és una tasca que implica a tothom.

Hi ha persones a Catalunya que, a través dels voluntariats ambientals, contribueixen a mantenir en bon estat els ecosistemes naturals i a conscienciar la població de la necessitat de conservar la biodiversitat del territori.

Des de 2014 més de 300 empleats de l’empresa Naturgy —acompanyats de les seves famílies— han participat, a través de la seva Fundació, en projectes de voluntariat de recuperació ambiental de flora i fauna arreu del territori.

Aquestes són les accions que s’han dut a terme a Catalunya:

  • Els treballadors de Naturgy han contribuït a la recuperació d’espais naturals de Catalunya com ara el Parc Natural del Garraf, el Delta del Llobregat, el Parc Natural de la Serralada de Marina, la Platja Llarga i Bosc de la Marquesa de Tarragona, el Parc Natural de la Serra de Collserola i el Parc Natural del Montgrí, les Illes Medes i el Baix Ter, entre d’altres.
  • Més de 300 persones han participat en els voluntariats ambientals
  • S’han plantat 305 llavors de 21 espècies diferents, pròpies de cada zona
  • S’han anellat més de 90 exemplars d’aus de 10 espècies diferents
  • S’han construït 32 caixes niu per a ocells
  • S’han recollit prop de 5 m3 de residus
  • S’han restaurat prop de 10.000 m2 d’estructures, refugis de biodiversitat i elements del paisatge cultural

Amb la col·laboració d’organitzacions mediambientals com Fundación Global Nature, SEO Bird Life, Acciónatura, Mare Terra Fundació Mediterrània, Fundació Empresa i Clima, Xarxa de Voluntariat Ambiental de Catalunya i Associació Galanthus, entre d’altres.

“Si hi ha 100 milions d’espècies a la Terra i la taxa d’extinció és entorn al 0,01%/any, almenys 10.000 espècies s’extingeixen cada any”. Font: WWF

Participant i fent voluntariats ambientals, aprendràs i contribuiràs a conservar els ecosistemes naturals en la seva màxima plenitud.

Una experiència original i responsable amb l’entorn, necessària per tal que la flora i la fauna del nostre territori no es vegin perjudicades per l’empremta de l’ésser humà.

https://www.elnacional.cat/branded/naturgy/voluntariats-ambientals/#slide=1

Parcs eòlics enverinats

Explica Ràdio Capital que els ecologistes s’oposen als macroprojectes de parcs eòlics disseminats per l’Alt Empordà i ja hi ha gent que es posa les mans al cap: Com pot ser?, diuen, ara no els van bé les renovables?, diuen, seguint els titulars. L’argumentació per carregar contra les organitzacions ecologistes és antiga. En anglès fins i tot hi ha un acrònim per definir-la: NIMBY, que significa not in my back yard, o no al meu pati del darrera, en català. Ve a dir que els ecologistes volen un món molt net i sostenible però que els parcs eòlics te’ls fots allà on t’hi càpiguen mentre jo no els hagi de veure ni ensumar.

Com deia, la crítica ve de llarg, perquè el neuromàrketing fa temps que coneix i executa la manera d’inculcar-nos opinions interessades fent-nos creure que les hem pensat nosaltres solets com a grans, moderns i democràtics lliurepensadors que som tots plegats.

Tornant al cas que ens ocupa, les opinions interessades per a que pensis que els ecologistes són uns petitburgesos reaccionaris i tronats que no estan gaire bé del cap surten dels defensors del Capitalisme Verd, que, casualment, són els mateixos que han defensat durant dècades el capitalisme a seques negant el canvi climàtic i fent tot el possible per tal que les empreses energètiques seguissin mantenint els seus beneficis contaminants.

En realitat, els ecologistes no s’oposen a les energies renovables. De fet, en són els primers impulsors i els grans defensors de l’autoconsum, un model energètic al que s’oposa frontalment el capitalisme verd, que vol fer-nos seguir essent esclaus de les gran empreses energètiques que ens han cobrat per destrossar el planeta. També defensen que, si això no és suficient i calen grans parcs d’energies renovables, aquests es construeixin de manera ordenada i planificada seguint criteris mediambientals, no allà on els vagi millor a les gran empreses per incrementar els guanys.
El nostre futur energètic es juga en aquestes batalles. Les fonts energètiques de les renovables són gratuïtes i il·limitades. I alguns no estan disposats a renunciar a aquests guanys

BUSCO LA soberanía alimentaria en cada comunidad, con microgranjas como la mía

Alimento a doscientas familias, soy su agricultor de cabecera

Jean-Martin Fortier, microgranjero, jardinero horticultor

Tengo 42 años. Soy canadiense, vivo en Saint-Armand (Quebec), en mi microgranja. Soy agricultor de cabecera. Estoy casado con Maude-Helene, y tenemos dos hijos, Fôret (17) y Rosa (12). ¿Política? Libertario. ¿ Creencias? Creo en la fuerza de la vida. En mi ocio, pesco en el lago.

Que ha hecho hoy? A las siete, desayunar con mi familia. A las ocho, salir a trabajar.

¿Lejos? ¡A la puerta de mi casa! La rodea mi huerto: salgo, y ya piso mi lugar de trabajo.

Que consiste en… Cultivar hortalizas: remuevo la tierra, labro, siembro, quito malas hierbas, abono con mi compost, riego, podo, cosecho… Y vendo mis hortalizas a mis clientes.

¿Quiénes son sus clientes? Doscientas familias. Como antes el médico de familia, yo soy su agricultor de cabecera.

¿Viven cerca, esas familias? La mitad, a menos de 30 kilómetros: un día a la semana vendo en el mercado de LacBrome, y en una tienda de comestibles.

¿Y la otra mitad de familias? En Montreal, a sesenta kilómetros: llevo allí sus cestas, un día por semana, a un punto.

¿Qué contienen esas cestas? Lo que vaya dando el huerto, de marzo a noviembre, zanahorias, cebollas, ajos, tomates, pepinos, calabacín, pimientos, patatas, guisantes, col, coliflor, habas, nabos, espinacas, acelgas, lechuga, judía, remolacha…

¿Todo eso sale de su huerta? Sí, y una hectárea basta: diez mil metros de agricultura biointensiva ¡rinden muchísimo! Yo soy jardinero horticultor.

¿Qué le diferencia del agricultor convencional? La escala humana, artesanal: cultivo a mano, sin tractor. Cuido la huerta como un jardín.

¿Y eso le da para vivir? Ingreso 200.000 dólares anuales: la mitad se va en gastos y en pagar a dos empleados durante siete meses. Con la otra mitad me da para vivir holgadamente con mi familia.

Pues le habrán salido imitadores… Eso busco: soberanía alimentaria en cada comunidad, con microgranjas como la mía.

¿Cómo se le ocurrió hacer esto? Quise no tener jefes, ganar el sustento para mi familia y vivir en la naturaleza.

Verde y en surco: ¡huerta! Estudié métodos con otros microgranjeros: aperos más eficientes para producir mejor.

¿Cuál es su apero favorito? La horca de doble mango, llamada grelinette : con ella remueves la superficie de la tierra sin invertir sus capas, mantienes el suelo oxigenado, ¡y trabajas con la espalda recta!

No la conocía. Es tan ergonómica y eficiente que es fundamental, y por eso bautizo así mi microgranga: Les Jardins de la Grelinette.

¿Podría producir más, crecer? ¿Para qué? Es innecesario, no quiero. Ya vivo bien así. Y durante los tres meses de invierno, planifico, reparo, descanso… o viajamos o me voy de pesca al lago.

¿Qué dice la gente del contorno? Los hubo escépticos, y hoy me piden consejos para sus cultivos, o son clientes míos. Me pagan por adelantado.

¿Perdón? Usamos el sistema ACS: Agricultura Sostenida por la Comunidad. El cliente me adelanta en noviembre el coste anual de sus cestas del año siguiente: las hay unipersonales, y familiares, más o menos grandes.

Eso le permite invertir con seguridad. “Antes de comer, bendecimos y agradecemos tus hortalizas”, dicen. ¡Me da sentido!

¿Es feliz? Llego al mercado ¡y soy una rock star ! La felicidad es hacer lo que te gusta y ver que aportas algo a otros. A mí me enorgullece alimentar a doscientas familias.

No es mal modo de mejorar el mundo. Vengo del activismo antimundialista, y el jardín hortícola es la alternativa a la agroindustria globalizada, deshumanizada, lesiva.

¿Con qué energía sostiene su microgranja? Disponemos en Canadá de sobrada energía hidroeléctrica. Solo uso gasolina para el motor del coche y el motocultor.

¿Cómo combate las plagas? El suelo está muy vivo y oxigenado, con sus lombrices horadándolo, y hay menos plagas de insectos. No uso pesticidas sintéticos, sí algún biopesticida: no por exterminar plagas, sino por controlarlas. Y abono con compost. Y no uso herbicidas, sino binadoras eléctricas, o también acolcho los suelos.

¿Tiene alguna hortaliza favorita? El mesclum , variedad de hoja que me encanta comer en ensalada, y que aquí se nos da muy bien.

Aconseje a un joven que quiera ser jardinero horticultor. Leed mi libro, y trabajad en alguna microgranja… mientras planificáis la vuestra.

Los agricultores españoles tiene muy bajos ingresos, se han manifestado… Que se conecten a una comunidad de clientes, reduzcan costes y eliminen gastos de distribución: este modelo es viable, ¡y se parece mucho al que seguían sus abuelos!

¿Cómo termina usted su jornada? De doce a una, comemos y sesteamos. Y luego trabajamos hasta las cinco. El otro día cené junto al estanque que he creado… y me invadió la alegría: vi que venía una libélula.

https://www.lavanguardia.com/lacontra/20200921/483586751188/alimento-a-doscientas-familias-soy-su-agricultor-de-cabecera.html

La fiebre de los minerales sube

Las renovables son la salvación de la minería, pero la extracción plantea cuestiones geopolíticas y ecológicas

La fiebre de los minerales sube
Dos mineras en la zona de Rancagua, Chile, rica en cobre —  EFE

Las megaminas a cielo abierto de cobre, hierro o níquel en las cordilleras de Sudamérica o África no serían las imágenes más indicadas para ilustrar la transición a la economía verde del siglo XXI.

Pero la estrategia de maximizar el crecimiento del PIB mundial en las próximas décadas a la vez que eliminar los gases invernaderos supondrá un aumento de la demanda de un centenar de minerales, desde la plata al plomo, el litio al grafito, el zinc a las llamada tierras raras.

Para cumplir con los objetivos del Acuerdo de Paris de mantener la subida de temperaturas por debajo de dos grados Celsius, la producción de los 17 minerales más importantes para la producción de energías renovables y la fabricación de vehículos eléctricos, tendría que subir de 40 millones de toneladas anuales a 140 millones antes del 2050, un aumento del 3.500%, según los cálculos de la Agencia Internacional de Energía. El Banco Mundial calcula que la demanda total de minerales necesarios para la transición alcanza una estratosférica 3.000 millones de toneladas.

Será una tabla de salvación para el sector de la minería, que se ha resentido en los últimos años del fin del llamado superciclo en el mercado internacional de metales. Pero las consecuencias medioambientales pueden ser graves.

Una economía de bajas emisiones “requerirá grandes cantidades de minerales porque las tecnologías de energía limpia –solar , eólica y geotérmica– necesitan más materiales que las tecnologías basadas en combustibles fósiles”, advierte el Banco Mundial en un informe publicado este año (1).

Cientos de miles de turbinas eólicas, algunas más altas que la torre Eiffel, serán construidas en los próximos años y exigirán enormes cantidades de cobalto, zinc, molibdeno, aluminio, zinc, cromo , entre otros metales.

Asimismo, la construcción de otras miles de centrales de energía fotovoltaica generará una demanda de millones de toneladas de cobre, hierro, plomo, plata , aluminio y níquel sin olvidar las tierras raras y minerales críticos como el indio, galio, germanio, selenio.

Ya que se necesitan 3.000 paneles solares para generar un solo megavatio de electricidad, el Banco Mundial calcula que la demanda de materias primas para fabricar estas instalaciones fotovoltaicas subirá el 300% antes del 2050.

La demanda de tecnologías de almacenamiento de energía en baterías de ion de litio supondrá antes del 2050 un aumento del 500% de la demanda de cobalto, litio y grafito, advierte el Banco Mundial. Si se incluye la demanda de la industria de automóviles eléctricos, la subida supera el 1000%. No se descarta sin embargo que las nuevas tecnologías de baterías Redox Flow –cuyos minerales críticos son el vanadio y el niobio– vaya sustituyendo las de litio.

En términos de porcentaje, no subirá tanto la demanda de metales ya utilizados intensivamente en la vieja economía de combustibles fósiles como el cobre o el aluminio. Pero en términos absolutos, las cantidades serán enormes. Según el Banco Mundial, entre el 2018 y el 2050, la transición energética usará 30 millones de toneladas de cobre, 103 millones de toneladas de aluminio y 2.500 millones toneladas de hierro.

La capacidad europea para conseguir las tierras raras y minerales críticos necesarios para la transición es un asunto espinoso. El suministro de las tierras raras dyprosium, neodimio y praseodimio, esenciales para la fabricación de las turbinas eólicas, “serán vulnerables a cuellos de botella”, advierte un informe del centro de investigación conjunta de la UE del 2016.

El 90% de las reservas mundiales de estos minerales se encuentran en China. Europa depende del gigante asiático para nada menos que el 98% de sus suministros. “Hay que diversificar las fuentes de suministro , reciclar más y buscar sustitutos”, dijeron fuentes de la comisión. “Aun así la dependencia de la UE para tierras raras será muy alta”, reconocieron.

“Incluso después de alcanzar una plena transición energética, si se quieren mantener tasas de crecimiento del PIB mundial como antes, el stock global de paneles solares y turbinas de viento y baterías tendrían que ser duplicados cada 30 o 40 años”, advierte Jason Hickel en su nuevo libro Less is more .

Incluso la autora del informe de la Comisión Europea, Darina Blagoeva, reconoce la envergadura del reto. “Los recursos globales son finitos; el crecimiento del PIB es infinito”, subrayó en una entrevista grabada en un vídeo de divulgación del informe.

En un mundo de menguantes recursos minerales, la carrera a la economía verde generará cada vez más tensiones geopolíticas En América Latina, Estados Unidos ya se emplea fondo para frenar la presencia china en sectores extractivos a la vez que empieza a financiar sus propios proyectos. Un ejemplo es la nueva mina de cobalto y níquel de Techmet en el estado brasileño de Piauí próximo a la Amazonia. Su principal fuente de financiación es la Corporación de Desarrollo Financiero, creada por la administración Trump en el 2018. Washington tomó una participación en lamina en septiembre, poco después de que el mandatario republicano anunciara un “estado de alarma” debido a la “dependencia de adversarios extranjeros para conseguir minerales críticos”.

No solo el medio ambiente latinoamericano está en juego. Para reducir la dependencia extranjera de estos minerales, la UE ha incluido en su plan estratégico la búsqueda de fuentes de suministro “indígenas” es decir en Europa. Una mina a cielo abierto en Cáceres de la multinacional australiana Infinity Lithium es una de los proyectos respaldados por la Comisión. “España es un país que tiene potencial para suministrar litio y níquel”, dijeron las fuentes de la comisión.

Pero en Cáceres no lo tienen tan claro. La plataforma ciudadana Salvemos la Montaña teme la contaminación del agua en la Ribera del Marco y daños a un ecosistema único en la sierra de la Mosca.

(1) Minerales for climate action: the mineral intensity of the clean energy transition , World Bank 2020.

https://www.lavanguardia.com/economia/20201227/6150416/fiebre-minerales-energia-renovable-extraccion.html

Extinció en massa

Vivim una època convulsa, certament, i soc conscient que vivim perillosament prop d’un canvi climàtic irreversible, però sabíeu que ja estem immersos en la sisena gran era d’extincions massives? Estem posant fi a la diversitat animal d’aquest planeta i aquesta pèrdua ens agafarà de ple. Abans que l’increment de temperatura faci inhabitable bona part del nostre planeta, molts dels ecosistemes hauran perdut el seu equilibri per la destrucció de poblacions senceres de certes espècies, el que comporta l’empobriment de la seva diversitat genètica i la seva extinció.

especies perill extincio
Percentatge de les espècies dins dels grans grups de vertebrats que es troben en perill d’extinció (imatge extreta de Ceballos, Erlich i Raven, 2020)

Durant els últims 450 milions d’anys, el nostre planeta, la Terra, ha viscut cinc períodes d’extinció en massa. Aquests períodes han sigut causats per desastres naturals d’elevada magnitud –com ara erupcions volcàniques massives, l’exhauriment de l’oxigen oceànic, l’impacte d’un asteroide, o l’increment de la temperatura global– i entre el 70%-95% de totes les espècies vivents es van extingir en un sospir. En tots els casos, la diversitat i riquesa de les formes de vida han tornat a ressorgir, però després de milions d’anys d’evolució. Actualment, es considera que viuen sobre la Terra al voltant del 2% de totes les espècies d’éssers vius que mai han existit, la qual cosa implica que l’espècie humana ha sorgit dins d’una era amb una elevadíssima diversitat biològica. Però hem entrat ja fa temps en la sisena extinció en massa, de forma molt acusada des del segle XIX, i això es deu directament o indirecta a l’acció humana, que en els últims 10.000 anys ha passat d’una població mundial calculada d’un milió de persones a més de 7.700 milions, quasi quatre ordres de magnitud superior.

Aquesta extinció en massa està sent cada cop més accelerada, molt probablement perquè les poblacions humanes creixem descontroladament i amenacem de mort els hàbitats d’altres espècies. Si ens esperaríem de mitjana dues-tres espècies extingides per cada 10.000 espècies en un segle, només en els últims 100 anys, han desaparegut més de 400 espècies de vertebrats, i es calcula que cap al 2050, ja se n’hauran extingit més de 1000. Si només pensem en els vertebrats terrestres, de les aproximadament 29.400 espècies que coneixem, n’hi ha 515 (un 1,7%) que tenen menys de 1.000 individus en tot el món, i d’un bon nombre d’espècies en queden de 1.000 a 5.000 exemplars, que són els següents de la cua de les extincions. Aquestes poblacions són tan limitades que podem preveure que ben aviat ja no hi seran. Penseu en tots els llibres de contes que tant ens agrada llegir als petits. Aviat no hi haurà pandes gegants, ni rinoceronts a Sumatra, ni tortugues a les illes Galápagos, ni cabres ibèriques o linxs ibèrics… es comença per aquí i s’acaba amb goril·les, orangutans, lleons i tigres… Tindrem llibres de contes plens d’animalons extingits.

Us pot semblar poc rellevant, però és que cada espècie és diferent i única, i quan una s’extingeix, perdem els seus gens, les seves particulars característiques i tot el rang d’interaccions que tenen amb altres espècies i amb l’ambient. Cada espècie té una funció dins del seu ecosistema, i quan una s’extingeix, hi ha un seguit d’extincions més, perquè depenien de la relació amb la primera. N’hi ha qui parla de “zombis ecològics”, aquells animals que eren importants per sostenir un ecosistema, i que amb els números tan disminuïts i sense l’ecosistema original han passat a ser una curiositat del zoològic o d’una reserva animal. Això ha passat amb els bisons americans, que van ser els reis de les praderies de Nord-amèrica. Fins al segle XIX, es calcula que hi havia de 60 a 80 milions d’animals, van arribar a ser menys d’un miler, degut a la cacera exhaustiva que se’n va fer durant la construcció del ferrocarril, com a font de carn i també per tal d’eliminar el perill que suposaven les seves estampides. Avui només queden unes desenes de milers de bisons en reserves, però és que tampoc no queden praderies. Tot és agricultura extensiva.

La majoria d’espècies de vertebrats en extinció es troben en regions tropicals i subtropicals a Sud-amèrica, Àsia, Àfrica i Oceania, també en petites illes, on els humans han ocupat el territori i expulsat a les espècies endèmiques. La major part de les espècies que s’han extingit són amfibis i aus. Les aus continuen estant a la llista dels animals amb major perill d’extinció en proporció.

No fa pas gaire, es va publicar un article que parlava que ja no hi ha ocells, els camps i les ciutats s’han tornat silenciosos a Europa i Amèrica. L’anàlisi del genoma d’alguns d’aquestes espècies d’ocells que s’han extingit durant el segle XX i dels quals en tenim mostres d’esquelets i plomes demostren que l’extinció va ser sobtada i clarament lligada a l’expansió dels humans en els seus territoris habituals. Els humans contaminem i destruïm ecosistemes, canviem les condicions de vida i de pas que els fem habitables per a nosaltres, arraconem i extingim a les espècies que hi habiten. Encara més, també fem negoci amb les espècies salvatges, que en algunes cultures són caçades de forma il·legal perquè són considerades un menjar selecte, un talismà protector o portadors de presumptes propietats curatives.

Cal una reflexió profunda i una acció concertada global. Estem provocant l’extinció en massa de milers d’espècies, i si no ho aturem, més tard o més d’hora acabarem estant en aquesta llista, ja que un món sense suficient diversitat biològica no és sostenible.

https://www.elnacional.cat/ca/opinio/gemma-marfany-extincio-massa_547725_102.html

El Mediterráneo afronta un daño medioambiental irreversible y España encabeza su degradación

Con 3.640 kilómetros en su litoral, lidera las especies costeras y marinas en peligro, con los acuíferos contaminados con agua salada por la subida del nivel del mar, lidera los vertidos de basura plástica y caladeros sobrexplotados de los que alerta la ONU en su última evaluación

Inundaciones en Tossa de Mar (Girona) por el temporal ‘Gloria’.

La presión sobre sus recursos naturales, la pérdida de biodiversidad y el creciente impacto de la crisis climática abocan a un deterioro sin vuelta atrás del Mediterráneo, según evidencia el último informe sobre su estado, hecho público este miércoles por la Organización de las Naciones Unidas.

El Programa de Medio Ambiente de la ONU, tras revisar la evolución de esta región durante la última década, advierte ahora de que, “si no se detiene la tendencia actual, la degradación podría tener graves y perdurables consecuencias para la salud y el sustento de los humanos”. Al fin y al cabo, el Mediterráneo se encuentra en una situación de grave déficit ecológico: se consume, de media, un 40% más de recursos renovables naturales y otros servicios de los ecosistemas de los que es capaz de producir”.  

España está especialmente concernida por esta alarma: 3.640 kilómetros de costa se abren a este mar. Ahí viven unos 18 millones de personas, según cálculos del Gobierno. Es el país con más especies costeras y marinas en peligro, con los acuíferos contaminados con agua salada por la subida del nivel del mar, a la cabeza de vertidos de basura plástica y los caladeros sobrexplotados. Ecosistemas como el Mar Menor, el delta del Ebro o l’Albufera de Valencia padecen una regresión continua.

En los países del Mediterráneo, hasta un 15% de las muertes están ligadas a factores ambientales prevenibles, recuerda la ONU, ya sea por la contaminación atmosférica o las olas de calor. Se trata de la zona del mundo más deseada por los turistas y que concentra las rutas marítimas más transitadas. “Poco ha cambiado desde la primera evaluación de 2005”, se queja el director del programa François Guerquin. “Debemos adoptar cambios drásticos en nuestra relación con la naturaleza si queremos un Mediterráneo para el presente y futuras generaciones”. Entre esos cambios están las políticas de transición ecológica del fondo europeo para la recuperación de la pandemia de COVID-19. El green new deal al rescate de la situación de emergencia en el Mediterráneo. Una emergencia con muchas caras.

La crisis climática

El Mediterráneo se está recalentando más rápidamente. Un 20% más que la media del planeta. Si la Tierra tiene una temperatura 1,1º C superior a la época pre-industrial, el Mediterráneo está en 1,5 grados. Es decir, el cambio climático y sus consecuencias avanzan aceleradamente en esta zona.

En el Mediterráneo, la subida del nivel del mar producida por la alteración climática dispara toda una serie de impactos de gran calado: conduce a la salinización de aguas subterráneas, inundaciones y erosión del terreno que provocan un enorme perjuicio para la salud, para la disponibilidad de agua dulce, para la agricultura e incluso para el patrimonio cultural. La ONU recuerda que, solo en España, un millón de personas viven en zonas con menos de cinco metros de altura sobre el nivel el mar, a modo de ilustración sobre el riesgo que suponen los efectos de la crisis climática. Las últimas evaluaciones más precisas han demostrado que amplias zonas están más amenzadas por las inundaciones de lo que se creía.

El cambio climático en España ya se deja sentir con la multiplicación de las olas de calor y los temporales costeros. Las tormentas y embates marinos agreden más frecuentemente la costa que carece de la barrera de defensa natural que suponen las playas. Sin esa muralla, tanto la reposición de arena como la construcción de infraestructuras absorbe periódicamente millones de euros en obras de restauración del litoral.

Cala Salitrona (Región de Murcia) plagada de desperdicios y basura / ANSE

Un mar lleno de basura y contaminado

El Mediterráneo se está convirtiendo en un basurero marino. Y, además, contaminado. Los países de su cuenca generan unos 180 millones de toneladas de residuos urbanos al año. Está rodeado de fábricas de basura. La ONU calcula que, directamente, 730 toneladas solo de basura de plástico llegan al mar cada día. España es el segundo país del ránking con 125 toneladas diarias, por detrás de Turquía y superando a Italia, Egipto o Francia. Son unos dos kilos por persona y día todos los años, calculados para la población agrupada en la franja de 50 kilómetros a lo largo de la costa. En 2016, un estudio sobre la basura asociada al turismo intensivo calculó que, en el mes de julio, se podía hallar una media de 450.000 objetos al día por km2 de playa en zonas turísticas y 200.000 en las playas más remotas. El 38% son plásticos y otro 30% colillas de cigarro. Los microplásticos rondan el 9%.

Buque faenando. EPA/OLIVIER HOSLET/

Además, las aguas del mediterráneo son contaminadas con vertidos de todo tipo: metales pesados, sustancias orgánicas, hidrocarburos y nutrientes. “El 80% de la contaminación del mar proviene de tierra adentro: la agricultura, la industria y los residuos urbanos”, afirma este informe. En España se da un ejemplo ya dramático de cómo la contaminación que llega de las actividades terrestres se lleva por delante el ecosistema en el Mar Menor. Allí, los vertidos y filtraciones de agua llena de restos de fertilizantes agrícolas tienen a la laguna prácticamente KO.

De manera general, España usa más de 1,7 millones de toneladas de fertilizantes, una media de 144 kilos por hectárea cultivada, la cuarta detrás de Eslovenia y Montenegro (que aportan muy poco en términos absolutos) y Francia (la gran potencia agrícola de Europa). Mientras las explotaciones agrarias en Francia e Italia son pequeñas, en España, el 85% superan las cinco hectáreas.

Un mar esquilmado por la pesca

El mar Mediterráneo es el más esquilmado del mundo. Se desembarcan unas 800.000 toneladas de pescado (el 18% del volumen total se descarta después de capturarse). El 78% de las especies comerciales de estas aguas están oficialmente sobrepescadas, es decir, el ritmo al que se extraen impide que las poblaciones se repongan de manera natural. Es un fenómeno que se prolonga en el tiempo ya que casi la mitad de estas especies objetivo de la industria presentan un nivel de biomasa bajo lo que indica que la sobrepesca impide que se repongan, recuerda la ONU.

España está a la cabeza de la lista. Lo viene reconociendo el Gobierno español al verse obligado a aprobar órdenes para ordenar las capturas ante la “sobrexplotación generalizada”. Este mismo año se ha publicado un plan para las especies del fondo marino (demersales) como la merluza mediterránea que es, precisamente, la especie más esquilmada, según este informe de la ONU.

La sobrepesca no es, únicamente, un problema para la biodiversidad. Llevar los caladeros al límite implica que, con el tiempo, las especies en las que se sustenta la industria no rendirán: no habrá pescado para faenarlo. El sector supone un millón de puestos de trabajos directos e indirectos, explica el informe. 250.000 sirven a bordo de los buques pesqueros en un sector que produce 10.000 millones de euros al año.

La escasez del agua

La región mediterránea en general es la zona con más escasez de agua del mundo. Sin ir más lejos, el sureste de la península ibérica se enfrenta a una, cada vez, mayor aridez. Es la frontera por donde avanza la desertificación favorecida por la erosión que se come el suelo en España y el consumo intensivo de agua para la agroindustria. Todo el Mediterráneo avanza hacia un modelo climático “más seco y con precipitaciones más violentas”, avanza el informe.

En esta situación, las reservas subterráneas van cobrando una mayor importancia. Sin embargo, la extracción de líquido para alimentar explotaciones intensivas de regadío combinado con la subida del nivel de mar asociada al cambio climático está empujando la intrusión de agua salobre en estos depósitos. Y una vez contaminados de esta manera se convierte en inútil para el consumo humano directo o mediante el riego de alimentos.

La destrucción de la biodiversidad

Las actividades humanas han multiplicado la presión y destrucción de la riqueza natural del Mediterráneo. Alrededor del 14%, unas 168, de las especies costeras están amenazadas con la extinción. España lidera la lista con 63 variedades entre animales y plantas. Además, en todo el Mediterráneo, se cuentan 78 especies marinas en peligro (el 11% del total conocido). Efectivamente, en España se encuentran 72 de estas variedades, el primer país de la región. Esta condición convierte al litoral mediterráneo español a la vez en zona de riesgo y refugio para la biodiversidad bajo amenaza.

El informe hace mención especial a dos especies referenciales para ilustrar la riqueza en ecosistemas: el coral rojo y las praderas de posidonia. España tuvo que ordenar este año un parón de la pesca de este animal que conforma un hábitat completo para otras muchas especies. Las capturas lo han llevado al límite en muchas zonas. Sobre la posidonia, esta planta ha sufrido una regresión de, al menos, el 30% en los últimos 50 años. En España ha sido notable en toda la costa levantina y las Baleares. Las principales causas de destrucción han sido la restructuración de la costa mediante infraestructuras como puertos o espigones, los vertidos y el boom de la navegación de recreo y los cruceros turísticos.

En este sentido, el estudio de Naciones Unidas indica que las aguas se han llenado con unas 1.000 especies exóticas de las que, al menos, 100 son invasoras. Variedades de animales o plantas que llegan de manera artificial, se asientan y medran. El ritmo de introducción de estas especies que dañan los ecosistemas y desplazan a las autóctonas ha crecido mucho en las últimas décadas por la intensificación de actividades humanas como el transporte marítimo y el cambio en las condiciones ambientales que conlleva el calentamiento global, señala este trabajo global.

Enorme densidad de población y turismo

El litoral del Mediterráneo está densamente poblado. Más de 500 millones de personas viven al lado del mar. En España unos 18 millones de personas habitan en la considerada franja costera, aunque sea algunos kilómetros tierra adentro. “Las densidades de población han crecido a ritmo insostenible la última década”, calcula el informe que señala que las zonas construidas se han doblado o incluso más. En España, la costa está fuertemente urbanizada. Más del 40% del litoral sur está construido según cálculos de Greenpeace. En la provincia de Málaga llega al 75%, Alicante un 64%, Valencia un 66% y Murcia un 33%. En Barcelona está urbanizado el 69% de su litoral.

Playas de València.

A la población residente se le suma, cada temporada, la presión de la actividad turística. La ONU le dedica un apartado especial. Es el destino número uno en el mundo con 360 millones de llegadas anuales. 139 millones son en los países de la ribera norte, entre los que está España. Las agresiones llegan en forma de “basura marina, ocupación de terreno costero, consumo de agua y generación de residuos”, detalla la ONU. Y concluye: “Es indiscutible que las presiones humanas están amenazando gravemente tanto el medio ambiente como la sostenibilidad de estos destinos turísticos al igual que la viabilidad el sector”. 

ETIQUETAS: Sociedad  medio ambiente mediterráneo biodiversidad crisis climática

https://www.eldiario.es/sociedad/mediterraneo-afronta-dano-medioambiental-irreversible-espana-encabeza-degradacion_1_6307519.html

El salmón no remonta los ríos españoles

El declive de la especie es tan insostenible que hay colectivos de pescadores que piden que no se siga permitiendo el sacrificio de los ejemplares que se capturan

Un ejemplar de salmón en un río.

El salmón atlántico (Salmo salar) regresa a los ríos que le vieron nacer para desovar. O eso intenta. Su declive es tan brutal que ha desaparecido de la mayor parte de los cauces de la península Ibérica en los que nadaba.“Había presencia histórica en 45 ríos, pero ahora se calcula que ha desaparecido en un 60% de ellos. La regresión en tiempos recientes es palmaria”, explica David Álvarez, biólogo y profesor de Zoología en la Universidad de Oviedo. Las poblaciones salmoneras ibéricas, que sobreviven en Asturias, Cantabria, Galicia y Navarra, constituyen el límite meridional de distribución de la especie en Europa, y se enfrentan desde hace décadas a ríos con presas, que se convierten en obstáculos insalvables para estos migradores. Pero también a la sobrepesca, la contaminación y las consecuencias del cambio climático (aumento de temperaturas y disminuciones en el caudal de los ríos).

Ni siquiera el confinamiento por la covid-19 ha dado un respiro a la emblemática especie. Álvarez asegura que “se ha perdido una oportunidad para haber impuesto una veda de un año, pero no, incluso el Gobierno rectificó y permitió pescar en la fase 2, cuando no era lo previsto”. Detrás de esta decisión, añade, se encuentra la presión social que ejercen algunos colectivos de pescadores y otros vinculados al turismo. “Ahora hay un aluvión de gente y lo que no se ha capturado durante el estado de alarma se está sacando ahora”, asegura. Las cifras de las capturas, en las que se basan los datos oficiales, son contundentes: en los años 50 del siglo pasado se llegaron a pescar en los ríos de la península Ibérica 10.000 ejemplares, en este siglo la mejor temporada fue la de 2005 con 3.302 capturas, que bajaron hasta 400 cinco años después. En 2018, se pescaron 828. “Hay muchas variaciones dependiendo de los años, porque unas temporadas regresan más que otras, pero la tendencia a la baja es tremenda”, mantiene Álvarez.

“Aplicando la lógica, la especie debería estar estrictamente protegida para no matar a ningún reproductor más, como mínimo hasta que haya indicios de recuperación, algo que no se sabe si se puede conseguir”, añade. Hay pescadores conscientes de la terrible situación de la especie que emprende migraciones desde los ríos donde nace a miles de kilómetros para concentrarse en los caladeros de engorde en la zona comprendida entre las islas Feroe y Terranova. Manolo Mouza, presidente de la Federación Gallega de Pesca, admite que “no podemos seguir matando salmones” y propone la pesca sin muerte. Pero, “la Administración no se atreve a tomar medidas que pueden ser poco populares”. Mouza recuerda cuando pescaban 12 salmones en una mañana en el río Ulloa, una cifra a la que ahora no se llega ni en la temporada completa. Ellos también propusieron dejar este año en blanco, “y nos llovieron las críticas”.

En Asturias, zona salmonera por excelencia con unas tasas de captura anuales que rondan los 1.000 ejemplares, ha nacido la asociación de pescadores independientes Asturias Salmón Vivo. Eugenio Saavedra, miembro de la organización, explica que el declive de la especie a nivel global “es brutal y especialmente en los ríos ibéricos con unas poblaciones mínimas”. Conoce muy bien el río, pescó su primer salmón hace 45 años, y piensa que la clave es actuar sobre los cauces para eliminar barreras y que lleguen salmones reproductores. “Nuestro colectivo está dispuesto hasta a dejar de pescar, pero como confluyen muchos intereses, lo que proponemos es pesca sin sacrificio devolviendo el ejemplar al río”, explica. De esta forma, moriría un 10%, “pero se salvaría el 90% restante”. Sería el camino para que los pescadores pudieran contribuir a que “todos los salmones que retornan desovaran, porque perder a esta especie es un crimen desde cualquier punto de vista”.

Pescar un salmón y donarlo

Existen varias iniciativas en las comunidades en las que se pesca salmón para intentar frenar el declive. Una de ellas es el proyecto Arca en Asturias, desarrollado por la Sociedad Mestas del Narcea, que pide a los pescadores que donen ejemplares reproductores que capturen para utilizarlos en la repoblación de la propia cuenca. En Navarra existe otra actuación similar dentro del proyecto Life Irekibai, que trabaja para mejorar el hábitat y la conectividad de los ríos en las cuencas del Bidasoa y del Leitzaran.

El Gobierno del Principado de Asturias ha soltado este año 300.000 alevines de la especie en los ríos Sella y Cares y sus afluentes, además limita la pesca a cuatro salmones por pescador y año. El problema de las repoblaciones es que no han demostrado ser efectivas. “Estamos soltando miles de peces que proceden de muy pocos padres, esto reduce la variabilidad genética, lo que produce un deterioro de la especie haciéndola más vulnerable en un contexto actual de cambio climático”, explica Álvarez.

Una alga invasora d’origen australià posa en alerta el Parc Natural del Cap de Creus

L’espècie pot matar coralls, gorgònies, prats de posidònia o esponges de mar

L'alga invasora.

La presència d’una alga invasora ha posat en alerta el cap de Creus. Se la coneix amb el nom científic de Caulerpa cylindracea, és d’origen australià i sota l’aigua fa emmalaltir tot el que toca. Pot causar la mort de tota la flora autòctona que li surti al pas: coralls, gorgònies, prats de posidònia o esponges de mar. Tot sucumbeix a la Caulerpa. “Actua com si fos un abric sobre els altres organismes: no poden menjar ni respirar i s’ofeguen”, apunta Gerard Carrión, tècnic de biodiversitat del Parc Natural del Cap de Creus. “Els ecosistemes variats que tenim ara poden quedar afectats de manera important perquè quan apareix, s’expandeix i prolifera, té capacitat per formar colònies amb facilitat”, assenyala. El primer avís de la presència de l’espècie invasora el va fer un submarinista que feia immersió a la cala Galladera, una abrupta colzada del cap de Creus, inabastable si no és per mar. La zona, al nord del far, està ara delimitada amb unes grans boies grogues, d’on penja un avís que adverteix de la presència de l’alga.

Dos tècnics del parc natural patrullen set dies a la setmana, si la tramuntana no ho impedeix, per les 3.000 hectàrees marines que hi ha des de la punta Falconera de Roses fins a la cala Tamariua, al Port de la Selva (Alt Empordà). S’apropen a les embarcacions que fondegen prop de la costa i avisen de la necessitat d’extremar la vigilància i no ancorar dins de la zona prohibida de la cala Galladera.

L’alga és petita però letal. “No té ni un pam, però el problema és que es dispersa amb facilitat”, explica Carrión. Les peculiaritats de la planta han forçat a implantar una estratègia de supervisió i control i s’ha optat per rebutjar mètodes expeditius: “Per més que la vulguis arrencar, sempre en queda una mica i continua dispersant-se”. Tècnics d’Ecologia Marina de la Universitat de Barcelona, encapçalats pel doctor Bernat Hereu, són els encarregats de fer el seguiment de l’evolució de l’alga al fons marí. La prohibició de pescar o ancorar a la cala Galladera respon a la voluntat d’evitar que trossos de l’alga quedin enganxats als baixos d’alguna embarcació i, des d’allà, es puguin propagar a altres punts de la costa. La Caulerpa té capacitat per resistir viva diverses hores fora de l’aigua i conservar la seva capacitat infecciosa.

El parc natural ha editat fulletons informatius adreçats als habituals de la zona per alertar de la presència de l’alga i per conscienciar de la necessitat d’avisar immediatament si se’n detecta algun focus en una altra zona. ”Com més ulls, millor”, reconeixen des del parc natural. La Caulerpa cylindracea es va detectar per primera vegada a Tunísia el 1926 i a partir del 1990 ha tingut una ràpida expansió pel Mediterrani. És una alga verda que creix arran de terra formant estolons i que té unes estructures verticals de 10 a 20 centímetres, en forma de petites vesícules. Fins ara, la presència més propera de l’alga s’havia detectat a Roses, prop de la platja de l’Almadrava, i a Cerbère, a la costa francesa. Tots dos focus estan allunyats més de 20 quilòmetres de la cala Galladera, de manera que, de moment, no s’ha pogut concretar la causa del brot que ha aparegut en ple Parc Natural del Cap de Creus. “És a poca profunditat, uns 10 metres, de manera que sembla molt difícil l’opció d’un vaixell pesquer. Podria haver arribat amb un altre tipus d’embarcació o per causes naturals, arrossegada per efecte dels corrents marins”, assenyala Carrión.

Acord multimilionari per compensar les víctimes de l’herbicida cancerigen de Monsanto

La multinacional alemanya pagarà 10.715 milions d’euros per resoldre gran part dels més de 125.000 litigis de l’herbicida RoundUp, que era propietat de Monsanto

Acord multimilionari de Bayer que tanca els litigis per un herbicida que causa càncer

https://www.ccma.cat/324/acord-multimilionari-de-bayer-per-compensar-les-victimes-dun-herbicida-que-causa-cancer/noticia/3026934/

Més d’un centenar d’ajuntaments catalans abandonen l’ús del glifosat

A Europa se’n permet l’ús fins al 2022, però molts ajuntaments ja l’han deixat d’utilitzar

https://www.ccma.cat/324/mes-dun-centenar-dajuntaments-catalans-abandonen-lus-del-glifosat/noticia/2870786/